VIERNES

Hay personas que son tan deseadas como un viernes cualquiera, tanto como el que tímidamente asoma por el horizonte a esta temprana hora.
Son pura lealtad, profunda esperanza, entusiasmada alegria…, y además te mueres porque lleguen sacándote de la tediosa y aburrida rutina.

DIFERENTE…

El amor a todos nos sabe diferente.
A mi me sabe a ron con pasas, a otros a pastel de carne con ralladura de queso o a limón con canela.
A ti quizá a piña colada o tal vez a mouse de chocolate… Para gustos no hay disgustos.

UNO MÁS

Un atardecer más que pausadamente sucumbe, sin contemplar nuestras siluetas unidas, sin admirar tu mano junto a la mía al caminar.
Coseré los jirones de tu ausencia, con agujas de esvelta colina, con hilos de esponjosas nubes retorcidas, y te lanzaré profundos besos desde el asiento trasero del horizonte, mientras los velos de mis ojos desbordan gotas de añoranza por ti.

VIAJE DE IDA

A tu sonrisa le debo un té porque me apetece, así que ven conmigo a golpear las puertas del cielo hasta que nos dejen entrar, pues nuestro amor tiene todas las posibilidades de acabar en el manicomio y nunca en un altar.
Bailaría contigo aunque fuese en medio del silencio, ya que la vida, al fin, es una carretera cortada, y debo disfrutar contigo sólo del viaje de ida.
Ya sabes que todo se rompe siempre por el lado más bonito, y que el amor, la locura y el miedo son los causantes de que el mundo siga girando. La vida sólo es eso, una zorra preciosa… Todo lo demás, es cosa tuya.
Tengo una vida paralela llamada imaginación, donde soy más de saltar por los aires, que de volar. Estoy basada en hechos reales que algún día serán leyendas, pero mientras, me ha tocado vivir como una mortal más en una sucesión de escalofríos indestructibles.
Sobrevivo, porque tú eres el mejor destino para ir de cabeza al cielo y de corazón al infierno; así que deja que la música suene, mientras la vida se empeña en irnos matando muy lentamente.