RUMORES DE NARDOS

Dormiré sobre una ola, mientras tu amor navega sin espumas ni horizontes. Solo mar con tu rostro y tu nombre, sin gaviotas que surquen olvidos latiendo por dentro.
Tiembla la vida en mis manos, sintiendo el todo que me muestras y mi fe ciega en tus brazos. Tu reino busca el abrigo de mi alma y tu tempestad equilibra, con dulces tragos, el límite ondulado del mar que juntos surcamos.
Como un espejo en calma, me lo grita el corazón, y así es imposible olvidar a quien se viene de soñar en cada albor.
Búscame en tu sombra, siénteme en tu aire, acaríciame el destello sin tocarme. Abraza con ternura mi tiempo, mi río que zigzaguea entre piedras, pero que a ti llega por siempre.
La forma insólita del viento recita, a deshoras, la silueta de tus dedos sobre mis manos. Allí el aroma del llanto se ahoga entre rumores de nardos, ilustres pétalos que visten mi ser cuando te amo.

📷 L.M.A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s