DELIRO

La distancia empequeñece si pienso en la forma en que te besaré la boca cuando vuelva a verte, y en cómo admiraré el brillo de tus ojos. Perderé la razón bebiendo el jugo de tus labios, y brindaré jurándote amor eterno, pues deliro al escuchar tu voz vestida de sabias palabras, como magia de labios en estado puro; con amor sincero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s