ETERNA MADRUGADA

Más de siete mil millones de personas en el mundo y no dudo en buscarte a ti, en abrirte las puertas de mi corazón, pues ya tengo suficientes cristales coloreados en el cajón de los sobresaltos.
Algún insensato podría pensar que has llegado tarde, pero nadie tan extraordinariamente oportuno como tú.
Me fío de la intuición como un timón que me hace navegar con buen rumbo, que no intenta convencerme de nada. Me muestra la vida con una copa de frescura entre las manos, con toda su impaciencia, entusiasmo, e incluso desgarro. Me concede un baile con la mujer que soy, con los pasos de la verdad y coincidencias en el camino. Una sensible y encantadora melodía de fondo, me hace conectar con tu latido, y me dejo columpiar con los ojos cerrados y los sueños abiertos de par en par.
¡Parecías tan imposible, y al mismo tiempo, tan fácil de amar!
Vendimiando en tus adentros, me sumerjo en tu exquisita urbanidad, empapándome cuando llueves, ahogándome en el oxígeno de tus labios. Quizá porque eres música, contigo no hay ausencia que valga, ni desperdicios de vida alguna. Tu amor me hace evolucionar y lucir renovado el corazón, incluso consigue que sienta extrañeza por lugares donde jamás he estado…
Una vida ya no alcanza para amarte, pues entre mis brazos eres eterna madrugada.


Anuncios

TODO VA BIEN

Tengo miedo a que me quieran por lo que parezco, o por lo que miran y no ven.
La verdad es que no todo es que te quieran, que te cuiden o te entiendan. Si cuando lo hacen no tiemblas por dentro, de nada sirve.
Anhelo los tiempos en los que era más fácil soñar, en los que el invierno no sólo era una estación, en los que se le podía encontrar sentido a casi todo. En ellos se podía imaginar algo de un modo perfecto, aunque después sólo fuese la cruda realidad.
Ahora lo que sueño mientras duermo ha cambiado. Los precipicios ya son todos iguales porque no existe el vértigo para mi. Me alejo despacio, con música de fondo que me recuerda que todo va bien.
Tengo esperanza aunque creo que no remedio, porque si algo te obsesiona, te posee. Y es que me han vendido durante años tanto humo, que igual me falta un poco el aire, aunque si que me he dado una tregua.
He depositado mis dudas en el suelo con sumo cuidado y me he alejado lo bastante de ellas como para que no me distorsionen el momento. Tengo claro que mañana seguirán donde las dejé, pero ahora quiero posponer un poco su reencuentro.
Voy a buscar un final alternativo, como si pudiese elegir una fantástica aventura adaptándome a lo bonito del desastre. Preferiría que no hubiese tormenta, porque tarde o temprano te puede partir un rayo… ( Sonrío )
La verdad es que a veces siento pereza de volver a ser felíz para terminar otra vez llorando, pero es el precio que hay que pagar por ese magnífico triunfo.
Hay que aprender a mandar el corazón al rincón de disfrutar mucho más a menudo y jamás quedarse a vivir en un punto final tan grotesco y absurdo.

¡ASÓMATE!

Sé que moriré algún día, pero aun así, no podré olvidar que existe un instante entre tus brazos y tu pecho donde soy indestructible. Y por si fuera poco, la insolente y pretenciosa primavera, acompaña solemnemente mis fervientes deseos de sacarte los colores.
Son tantas las cosas que quiero decirte, que no sé por dónde empezar a besarte, pues quererte es como temerle a la lluvia y lanzarme al mar con un verso en la mente; como aferrarme a la magia porque la vi en tus ojos.
Si estamos juntos, te prometo que nos dolerá el pecho de querernos, pues cuando te tenga frente a mi, te daré a probar todos los besos de los que te hablé y daremos golpes de amor contra la pared.
Tú no me oyes, pero le tiro piedras a tu ventana desde mis versos… ¡Asómate!

SIN CRUZ NI PEROS

Será al mirarte cuando tendré la certeza de que eres tú lo que esperaba, lo que soñé viendo planear a las gaviotas de madrugada. La serena alegría de una danza sin huida, de besos con cordura de azúcar y piruetas de cuenta saldada.
Serás la perdición sentida en mis manos, las violetas recitadas en mis pasos y el color del porvenir a mi espalda.
Al tenerte frente a mi, serás el vinilo que gira mis amaneceres plateados, todas mis veladas de sábado y mis muros grafiteros recién pintados.
La paz serás huyendo del abrazo en salmuera de guerra, las olas que razonan con la altiva espuma y los pájaros que nada saben de rancias despedidas bajo la luna.
Será al mirarte cuando vengue mi piel de chocolatina plateada, y mis pecados ladren epitafios pacifistas. Sobornaré entonces al corredor de las arenas del tiempo, para que me mueva sensualmente las caderas y me desate rudamente el liguero.
Serás el suculento blues sin cruz ni peros, y todo cuanto quiero.


CANCIONES ANUDADAS AL CUELLO

Voy por la vida con la piel desnuda y la sangre entre versos. Vivo entre claroscuros, junto a un olor a té y unos cuantos miedos arrojados al suelo.
Canciones llevo anudadas al cuello en lugar de suspiros y la noche va siguiéndome rauda los talones.
No escondo nada.
Camino con paso firme, sobreviviendo con algunos tropiezos y con la necesidad de pecar sólo contigo.
Te lo ofrezco todo en un sólo corazón, y te regalo tantos besos, como noches me faltan por vivirte.
Mi risa está dispuesta a surcar el borde de tus labios, con la misma lealtad que se mide por un verso. Mis manos, repletas de lo que pocos saben rescatar. Belleza atrapada entre la escarcha de mis sueños y un alma salvaje que busca una luna a la que aullarle.
Hoy el viento me hablaba de ti y de una piel a la espera de mis dedos. De unos besos ocultando mis intenciones en su lengua, de locuras que saben a placer cuando tomo tu mano.
El cielo sin luna, como un lienzo adormecido y silente. Un mar de sueños ocultos y hambrientos de idilios con tu aroma. Ironías dibujadas con rastros de tinta, en el único espacio en que tu piel se parece al cielo.


SÓLO A TI

Para ser feliz no necesito coches de lujo, grandiosas mansiones, barcos o vueltas al mundo. No es necesario un maravilloso guardarropa, carísimos zapatos o deslumbrantes joyas.
Para ser feliz, sólo necesito reflejarme en tus ojos, besar tus labios o poder tu piel respirar. Sentir tu fuerza al abrazarme, tu aroma natural y tu aliento en mi oído al susurrar.
Seré tu cielo si quieres conmigo volar o tu infierno si te quieres a mi lado condenar. Si lo deseas seré tu amiga, tu compañera, tu amante o lo que tú quieras en mí encontrar. Seré la ola que te enjugue, la espuma que rice tu mar o la luz que ilumine tu vida cada despertar.
Para ser feliz, mi vida, te quiero sólo a ti y del resto, puedo prescindir.


ADMIRARTE SIN DESCANSO

Si quieres, puedo ser esa brisa que te roza las mejillas, que te abraza suavemente y te desnuda; o puedo ser ese pensamiento que te dibuja una sonrisa donde, en otro instante, reinaba una engrosada y seria línea.
Siempre me enredo en tu recuerdo para quedarme en él, como hundida en tu inquietante paisaje; intacta en la añoranza de tus besos, pues advierto que ambos somos casualidades repletas de intenciones, de infiernos que nunca parpadean para poder admirarte sin descanso.
Solo sé una cosa cierta, y es que te quiero de un modo cursi y loco, caprichoso y delirante. Te amo en este mismísimo instante, lo seguiré haciendo cuando decline este caluroso día, continuaré con el fulgor de las estrellas, y al albor continuaré todavía…
Te vivo como si fuera inmortal, robando primaveras a los parques, conjurando tus apetitosos labios en mi cama; sin párpados repetidos ni sueños a ratos.
Aburrida de mi en tu ausencia, y sola la mirada extrañándote cómplice, dono al viento migajas de existencia, mientras conjugo puentes rumbo a tus cálidos abrazos. Nunca soñé con amarte así, ni con sentirte de esta suicida manera.
Tengo que seguir amándote aunque los días pasen sin besarnos los labios, cultivando en mi pensamiento tu bella imagen día y noche, a todas horas…